Segundo paso en la Playa de Oliva

Vuelvo a la Playa de Oliva con muy buen ritmo. Cada vez me doy cuenta de que en esta playa tengo muy buena suerte y que ya me van conociendo más personas.

Hoy, además de haber invitado a mis primos para retratar junto a ellos, he dibujado a dos personas. El primer cliente era Raúl, un niño de unos ocho años y, el segundo, se trataba de Nicolás, un bebé extrangero.

Me han salido muy bien los dos dibujos, es más, la madre de Raúl, me ha preguntado si voy a Bellas Artes. Yo (obviamente) le he contestado negativamente.

Además, una señora me ha asegurado que mañana se pasará por la playa para llevarse un retrato al igual que una pareja de jóvenes que no llevaban dinero, pero que se pasarían el miércoles.

Supongo que allí estaré. Pero lo que tengo claro, es que voy a mejor y a buen ritmo.




17 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo