Pasando por Francia

En la última publicación ya os dije que os sorprenderíais al saber dónde me encuentro ahora mismo.

Aprovechando el viaje de verano que estoy haciendo con mi hermana y mi madre, he cogido el papel, el lápiz y todo y me sigo dedicando a retratar a la gente en la playa.

St Jean De Luz, Francia. Ese es el destino que he elegido para dibujar en este viaje, y la verdad es que he acertado. En la playa del bonito pueblo del sur de Francia, sobre las ocho de la noche, me monté mi "chiringuito" en la playa y empecé a dibujar:

A los 30 minutos, una niña se asombró mucho al ver cómo dibujaba, y le pidió a su madre el retrato. Ella lo aceptó y yo le dibujé lo mejor que pude. Me salió muy bien aquella chiquilla francesa. Yo no sabía bien antes de ir cómo iba a ir la cosa, ya que yo no sé hablar un francés perfecto, y eso requería quitar la posibilidad de conversar con alguien tranquilamente sobre mi vida como dibujante.

Habían pasado 2 horas desde que me había puesto a dibujar cuando empecé a recoger.

Ya estaba despidiéndome de la playa cuando escuché una voz decir:

Bonjour!

Yo me giré, y vi cómo una señora rubia estaba muy interesada por un retrato. Ella hizo unos gestos en los que pude averiguar lo que quería: un dibujo.

Empecé a dibujar, y como había pasado en el retrato anterior, unos 50 franceses miraban detenidamente cómo le dibujaba. Y cuando alcé la vista al final del dibujo y se lo entregué a aquella francesa, un hijo y su madre me pidieron un retrato al ver el de la chica.

Yo les dibujé y ellos me regalaron un millón de "mercis". Choqué el codo con el chaval y, ahora sí, di por concluida mi venta por hoy.

En conclusión, mi primera venta fuera de España, no podría haber tenido mejor comienzo.



28 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo